TIPO ENFP - HONOKA KOUSAKA


Promotores de cambio, de innovación. Contagiosos entusiastas de los nuevos caminos, de la apertura a nuevas posibilidades. Como todos los intuitivos en general, viven persiguiendo el futuro. No les gusta estar a solas. 

Son muy cálidos, encantadores, acogedores y especialmente dotados de sentido del humor; cualidades empáticas que ellos saben utilizar bien para alentar y entusiasmar a la gente en sus idealistas proyectos. Comprensivos, serviciales y animadores natos. 

Desde pequeños son muy curiosos, se interesan por todo alrededor y siempre están poniendo en práctica su imaginación e inventiva. […] Es fácil por esta capacidad de atraer y convencer que se conviertan en líderes carismáticos y populares, a pesar de su escaso convencionalismo.


Uno de sus mayores recreos es compartir con todos a su alrededor la preocupación y la visión sobre las posibilidades del futuro, alternativas y sueños que van cambiando periódicamente, a lo largo de su vida. […] Saben muy bien hacer que todos y cada uno dentro de su círculo íntimo se sientan especiales y el centro de atención por parte de ellos.

Las asignaturas versátiles son las que más le interesan, trabajando con sumo gusto en equipos, y se aplican en ellas con esmero. […] Sin embargo, es fácil que aún con este entusiasmo les falte la constancia y el compromiso necesario con la rutina para acabar el trabajo completo. […] No son ordenados, pero saben entenderse con su caos y hacer de él materia prima para lo espontáneo y creativo. […] Su estado vital normal es el de estar entusiasmado y apasionado por los ideales que le interesan.


Imperfecciones 

Pueden ahogarse en un mar de intuiciones, donde no son capaces de establecer prioridades, y convertir su versatilidad en un colapso contradictorio de tendencias e intereses. 

Como ya señalamos, a menudo fallan en su responsabilidad de cumplimentar las tareas. […] Su incapacidad para ser realista a menudo hace que su imaginación idealista y su previsión optimista fallen.

En estado de estrés se vuelve fácilmente hipocondríaco con cualquier síntoma corporal, que sobrevalora, y la función sensación puede dispararse compulsivamente haciéndole esclavo de la gula, […] hasta que sobreviene un colapso o un golpe de destino que les insta a recuperar el equilibrio.