ISFJ - NOZOMI TOUJOU

 

Se sienten cómodos en situaciones de reglas definidas y tradicionales, cubriendo las necesidades de apoyo y ayuda a los demás, esencialmente en el ámbito práctico y directo y de calidez relacional. Son muy compasivos, leales y considerados, y los entornos familiar y comunitario les agradan sobre todos los demás.  

Necesitan seguridad y cierta rutina a su alrededor. La permanencia de las personas y las cosas, la constancia del orden relacional, es para ellos básica, pues su mayor temor es ser abandonados y abandonar. Gustan de las celebraciones tradicionales, como los cumpleaños y festividades populares, y de los encuentros organizados en restaurantes y sitios así, convencionales.

Es muy difícil saber cuándo se sienten mal, pues sus necesidades se las callan, no sólo por su introversión, sino ya antes por no molestar a los demás. Realmente están tan al servicio del sentimiento de los demás, que tienen tendencia a callarse el suyo y desconectarse de él. 


No les gusta hacer alardes de capacidades especiales, sino que prefieren con mucho demostrar que son capaces de cumplir con las exigencias básicas. […] Suelen mantener pocas amistades íntimas pero éstas las conservan toda la vida. Prefieren colaborar y prestar sus servicios en los grupos y proyectos detrás del escenario.

Les gusta ir cumpliendo los plazos de sus planes día a día, es un tipo enfocado en lo diario, y a pesar de ser planificador, es dócilmente adaptable a los cambios en determinadas circunstancias. Son muy amables y colaboradores con sus compañeros, muy cumplidores de las exigencias y muy ordenados. Prefieren lugares de trabajo íntimos.

Su orden se estructura según sus prioridades sentimentales, […] así que es fácil descubrir qué es lo que está más cerca de su corazón sólo sabiendo a qué le dedica su prioridad en su agenda de organización. No ambicionan puestos de liderazgo, pero acceden a ellos si sienten que se lo deben a la autoridad que confía en ellos. […] Se permiten ratos de expansión y ocio cuando sienten que ya han cumplimentado el trabajo. […] Son cálidos y tiernos, pero no lo expresan verbalmente, sino mejor por gestos y actos.


Imperfecciones

Cargarse de demasiado servicio a los otros conlleva comúnmente a dos cosas: el olvido y represión de los propios sentimientos y necesidades y la dispersión en demasiados estados sentimentales, uno para cada persona a la que se le rinde respeto.

Generalmente cuando está cargado de demasiado servicio a los otros y exigencias a cumplimentar, cae enfermo de agotamiento. […] Normalmente no se permite caer enfermo, y tener que ser cuidado, cuando lo que ansía es cuidar él. […]En momentos de estrés huyen hacia más actividad y dispersión.